blank

072021

Ordenar los juguetes de los niños es posible: te enseñamos cómo hacerlo

Si tienes hijos o has pasado el día con tus sobrinos pequeños te habrás dado cuenta de la gran cantidad de juguetes que pueden acumular los más pequeños de la casa. Es muy probable que si no le pones un orden encontrarás juguetes hasta donde menos te lo esperas. 

Los pequeños tienden a jugar y a dejar olvidados en cualquiera parte las cosas por lo que luego, a los adultos nos toca recoger. Hay que enseñarles desde pequeñitos donde va cada cosa. Para eso queremos daros algunos tips para que a los niños les resulte más entretenido recoger y os ayuden a ordenar mejor sus cosas. ¡Pasaréis un rato divertido!

Ordenar juguetes es una tarea que se debe hacer con lo peques

Si queremos mantener el espacio de juego de los niños ordenado debemos empezar por clasificar y deshacernos de los juguetes con los que ya no juegan desde hace mucho. Para esta tarea puedes valerte de tu niño para que te diga qué es lo que quiere y que no. No es bueno decidir por ellos, porque nunca se sabe lo que querrá en un futuro. Si no se decide intenta observar que es lo que más le gusta y que es lo que ha dejado de usar.

Si no tienes muy claro que seleccionar, guarda lo que creas es una caja y déjala apartada en el trastero. Si necesitas recuperar algún juguete, siempre lo tendrás a mano.

Si ya te has decidido y sabes qué es lo que no necesitas puedes donarlo a caridad o venderlo. Recuerda que los juguetes rotos puedes tirarlos y los que le falte alguna pieza también.

Una vez seleccionado lo que te vas a quedar viene la parte importante, ordenar todos los juguetes. Además para ordenar tienes que tener en cuenta la accesibilidad y agrupar cada juguete con su homónimo. Tu peque debe llegar a los juguetes principales que más use y deben estar agrupados de manera lógica.

Si tenemos claros estos puntos principales tocar ordenar.

Dale un espacio de juegos

Elige un lugar de la casa idónea donde tu pequeño pueda jugar con sus juguetes y se sienta cómodo en él. Eso evitará que aparezcan sus cosas en sitios donde no deberían. Créale un espacio propio donde jugar y tener todas sus cosas a la mano.

Clasifica y mira que clase de juguetes tiene

Es muy importante que antes de guardar clasifiques sus juguetes. Ordena por categorías: muñecas, peluches, puzzles, juguetes de montaje… Agrúpalos y dales un sitio en la habitación. 

Orden por cajas.

Una vez tengas los juguetes clasificados: ordena por cajas. Aprovecha para usar cajas parecidas, o busca alguna que tenga un bonito diseño para tus peques. Dará a la habitación color y uniformidad. Debemos añadir que no tienen que ser las clásicas cajas, puedes conseguir cestas de mimbre, no pesan nada y son muy estéticas. También son interesantes los baúles donde a su vez, puedes meter cajas más pequeñas bien clasificadas.

La clave está en etiquetar.

De elementos más grandes como muñecas y peluches a juegos de construcción como piezas pequeñas de lego o materiales de dibujo, todos deben estar agrupados en sus cajas correspondientes. Si son transparentes, mucho mejor, podrás ver su contenido a simple vista. Aun así, siempre es conveniente etiquetar cada caja. Un truco: si tu pequeño aún no sabe leer, déjale que haga un dibujo para identificar las cajas. ¡Se lo pasará pipa!

Guardar de manera vertical

Si vas a guardar cosas en cajones, colócalas de manera vertical, así será mucho más fácil para tu pequeño encontrar lo que busca. Puzzles, libros de cuentos, juegos de mesa… colócalos para que se vean bien los títulos al abrir los cajones.

Ten en cuenta la altura

Cuando ordenes y guardes las cosas de tu pequeño, ten en cuenta su altura. Los juguetes que más le gusten y coja a diario, déjalos en cajas a ras del suelo o en la parte baja de las estanterías. Y por ejemplo, los juegos para los que requiere que un adulto esté con él, ponlos en una zona más alta. Cuando quiera jugar te los pedirá.

Los dibujos del colegio

Los niños de pequeños son muy creativos y siempre traen del colegio sus “obras maestras”. Por una parte, puedes decorar las paredes con sus dibujos, para lo que te recomendamos hacerte con un corcho grande para la pared. Es mejor que el celo, ya que no deteriora el papel ni vuestra pared y lo mismo ocurre con chinchetas que pueden agujerear el cuarto. Cuando no quepan más dibujos puedes guardarlos en una caja bonita que podréis llamarla “caja de tesoros». La puede elegir vuestro pequeño a su gusto. Si la caja no os convence también podéis utilizar un archivador bonito donde meter los dibujos plastificados. 

Peluches y muñecas

Como decíamos anteriormente todo debe tener su sitio y estar bien clasificado. Hay elementos como los peluches o las muñecas que estéticamente quedan muy bonitos por lo que colocarlos y que se vean por la habitación también es buena idea. Puedes dejar algunos sobre la cama o en alguna estantería. Si quieres algo aún más visual, puedes poner una red a modo de hamaca donde poner todos los peluches bien colocados. Es una idea divertida que a tu hijo le encantará.

Aprovecha el espacio de la habitación: Ayúdate de estanterías y muebles extras

Como idea creativa puedes usar una estantería para colocar cestos con juguetes, o los peluches más bonitos. La estantería no tiene porque ser convencional, busca formas bonitas para darle un toque personal a la habitación de tu pequeño.

 Si lo necesitas, compra baúles con ruedas que puedas trasladar donde haga falta. Si puedes, aprovecha la parte de abajo de la cama para meter cajas con juguetes bien etiquetadas.  

Otra idea es usar la parte de atrás de la puerta: pon percheros, cestas o mallas para colocar muñecas y otros elementos de uso diario.

Las cestas, cajas y organizadores de almacenaje son claves para acomodar todos los juguetes en la habitación.

Crea una rutina

Una vez tengas todo listo y ordenado, necesitas que tu hijo entienda que debe recoger sus juguetes. Ponte con él cuando termine de jugar y enséñale dónde va cada cosa. Si creáis esa rutina todos los días, tu peque acabará entendiendo que su juguetes también tiene un sitio donde “descansar” y no pueden quedarse extraviados. 

Recuerda que tras tu criba de juguetes, si tienes dudas de que hacer con algunos, tienes la opción de guardarlos en cajas en otra parte de la casa. Si por lo que sea, no tienes espacio en tu hogar, plantéate la idea de alquilar un trastero. Allí podrás dejar las cajas de juguetes que en ese momento no necesites, hasta que decidas darle un uso. Es una solución temporal, que puede venir muy bien para  ahorrar espacio si tu casa es pequeña.