blank

102021

Feng Shui: Cómo ordenar tu hogar y tu mente

Quizás no lo sabías, pero el orden de tu hogar influye directamente en tu bienestar mental y emocional. Seguro que alguna vez has oído eso de “es importante que la energía fluya” y que ordenar tu casa según el Feng Shui tiene un impacto positivo. 

El Feng Shui es una filosofía china, que se remonta 4000 años atrás, cuyo principio se basa en cómo ordenamos nuestras cosas y la posición en la que están, con el objetivo de que las energías del planeta nos influyan positivamente. 

Seguramente estás pensando en qué hacer para poder beneficiarte de estas energías. Pues bien, quédate para leer unos consejos de cómo ordenar tu casa según la filosofía del Feng Shui. 

Cómo ordenar tu casa según el Feng Shui 

Para comenzar a aplicar esta filosofía en nuestros hogares, tenemos que entender que el Feng Shui trata de buscar la armonía a través del orden de nuestros hogares; y no sólo el orden, sino también las aplicaciones que realizamos dentro de ella.

En este post te daremos algunos consejos sobre cómo llevar a cabo esta práctica: 

  • La luz: Si hay algo imprescindible en el Feng Shui, es la luz natural; es decir, si nuestra casa tiene muchas ventanas, la luz hará que nos recarguemos de energía. 
  • El orden: Es el pilar fundamental del Feng Shui; si tu casa está ordenada, tu vida también lo estará.
  • Limpieza y bienestar: son claves para el Feng Shui. La higiene no solo es esencial para prevenir enfermedades, también es símbolo de respeto de uno mismo hacia su casa. 
  • Qué no predica el Feng Shui: obviamente el Feng Shui no predica con el desorden y tampoco lo hace con la falta de higiene y el hecho de acumular cosas en casa sin sentido, ya que cortan el fluir de la energía. Si no dispones de un espacio donde guardar tus cosas y que no se acumulen, existe la posibilidad de, por ejemplo, recurrir al alquiler de trasteros.  
  • Que fluya la energía y la serenidad: El Feng Shui se basa en el equilibrio entre los distintos elementos naturales: fuego, tierra, agua, madera y metal. El rojo, naranja y sus derivados representan el fuego, lo puedes combinar por ejemplo entre el dormitorio y el recibidor y tendrás un buen fluir de energía.
  • Ventilar a diario: al igual que recibir luz natural, ventilar la casa también es importante, es parte de la higiene, además permite que el aire se renueve.

Zonas de la casa y Feng Shui 

Es importante diferenciar entre las distintas partes de la casa. En función de la zona, los objetos deberán tener una posición o un orden. 

  • Entrada: la zona de la entrada tiene que estar despejada, es decir, hay que evitar que en ella haya objetos grandes y pesados que impidan que la energía fluya correctamente. Por eso estos espacios no deben estar recargados, con una mesilla y un espejo es más que suficiente, no debemos cargarla con elementos decorativos que no tienen utilidad. 
  • Baño: esta zona es la más problemática de toda la casa. Lo primero que se aconseja es que la tapa del inodoro se mantenga siempre cerrada, sobre todo cuando vayamos a tirar de la cisterna (se entiende que al tirar de la cisterna con la tapa abierta las malas energías entran a tu hogar; tiene sentido, ya que allí se encuentran las tuberías). Es por eso, que es imprescindible que el baño siempre esté perfectamente higienizado, perfumado y ordenado
  • Cocina: la encimera y la placa deberán estar siempre relucientes y a ser posible sin ningún objeto encima de ellas, como un frutero. Según el Feng Shui no es conveniente que la placa esté pegada al fregadero y, si así fuera, sería conveniente poner algún objeto de madera entre ellos, como por ejemplo, cucharas de madera colgadas en la pared. Si es posible, la cocina debería estar situada en la parte oeste de la casa, y hay que procurar que la puerta de la entrada no coincida con la puerta de la cocina, para evitar problemas de obesidad o problemas psicológicos.
  • Dormitorios: Es un espacio dónde las personas buscamos tranquilidad y descanso, por eso también debe ser un lugar armonioso en el que no haya muchos objetos, los justos y necesarios, ya que se podría decir que es una filosofía minimalista. Además, para pintar las paredes se deberán usar colores relajantes como el azul, el beige y tonos claros. La cama o colchón debe ser de una sola pieza, no es conveniente que haya dos camas en un mismo dormitorio, y hay que evitar materiales metálicos tanto en el somier como en la cabecera.
  • Salón: Los colores que deben elegirse para este espacio son más vivos, como por ejemplo, el verde, el azul o el rojo. Además es sofá deberá colocarse frente a ti, es decir, que cuando entres al salón lo veas de frente, así cuando estés descansado la energía irá directamente hacia tí. Si tienes mesa en el salón, y la utilizas para comer, sería conveniente colocar un espejo para que toda la familia os podáis ver.

Decoración Feng Shui

Los diferentes elementos de la casa, ya sean utensilios o elementos decorativos, interfieren en la energía de la casa, por eso es necesario conocerlos y saber cuál es la posición que deben ocupar. 

  • Objetos circulares o en espiral: Procura que estos elementos estén presentes en tu casa, ya que al tener esta forma hacen que la energía fluya y se mueva con más facilidad, lo que aporta bienestar en nuestra casa.  
  • Espejos: hay que ser muy cuidadoso a la hora de colocar los espejos en nuestra casa, porque depende de dónde los pongamos podrán tener un impacto positivo o negativo. Hay que evitar ponerlos frente a la puerta de entrada o enfrente de la cama dónde dormimos, en la entrada repelerá la energía que no llegará a entrar en tu casa y frente a la cama perjudicará tu descanso. Al menos, si está frente a la cama, procura que la cama no se refleje en él, es decir que esté más elevado, por ejemplo.
  • Agua: Colocar objetos como jarrones con agua o acuarios en el norte de la casa, atraerán la riqueza y el dinero
  • Mascotas: En el Feng Shui, los animales son muy importantes, aportan vitalidad y serenidad a la casa. Uno de los más recomendables son las tortugas, ya que se consideran animales protectores

Entonces ya sabes muchos de los trucos con los que puedes contar para poner en práctica la filosofía del Feng Shui. Y aunque no lo practiques, estarás de acuerdo con nosotros en que no hay nada mejor que tener un hogar limpio y ordenado.