blank

022017

Diferencias entre alquilar trasteros entre particulares y con una empresa

¿Te has dado cuenta, al fin, de que si metes algo más en casa tendréis que salir tú y tu familia de ella? La falta de espacio es un problema cada vez más común, sobre todo en grandes ciudades como Madrid, en las que viven demasiadas personas por kilómetro cuadrado. Las viviendas son cada vez más pequeñas y eso, tras una vida acumulando recuerdos, acaba dejándonos con dos opciones: hacer zafarrancho y tirar la mitad de nuestras cosas o alquilar un trastero. 

Ahora bien, si te has decidido por la segunda opción, te enfrentas a la gran pregunta: ¿Es mejor alquilar un trastero a un particular o acudir a una empresa especializada en alquiler de trasteros? ¿Cuáles son las diferencias? 

Te las resumimos a continuación.   

Diferencias entre alquilar trasteros entre particulares y con una empresa 

Existen muchas diferencias entre alquilar trasteros entre particulares o hacerlo con una empresa profesional que se dedique al alquiler de trasteros en Madrid

1- Acceso

Normalmente el acceso al trastero de un particular, a no ser que vivas en el mismo edificio, suele ser a través del portal y en horario de portería. Además, es bastante probable que no puedas acceder con el coche, lo que hará que llevar los muebles o las cajas más pesadas al trastero sea un suplicio. 

Las empresas de alquiler de trasteros como Extraroom te permiten acceder los 365 días del año y aparcar tu coche en la puerta del centro o en el mismo edificio

2- Seguridad 

Es mucho más sencillo que roben en una comunidad de vecinos, donde no hay alarmas para entrar en el edificio. Los trasteros suelen estar en los sótanos y, salvo que linden con las plazas de aparcamiento, puede pasar mucho tiempo sin que nadie entre allí o vigile que todo esté correcto. 

En una empresa de alquiler de trasteros profesional es muy difícil que entren a robar y aún menos frecuente es que tengan éxito. Suelen contar con circuitos de videovigilancia 24 horas, vigilantes nocturnos, además de los empleados que están durante el día y alarmas conectadas con policía y bomberos. Además, se suelen hacer revisiones diarias de todo el local y hay cámaras de seguridad instaladas por todos lados. 

Algunas empresas, además, ofrecen pólizas de seguros a todo riesgo incluidas en el contrato.

3- Facturas en caso de siniestro 

Si has llegado a la conclusión de que necesitas un trastero es porque valoras lo que tienes que guardar dentro, ya sea material o sentimentalmente, y eso significa que no quieres ni que se te estropee ni que te lo roben. 

Si alquilas un trastero con un particular es habitual que no exista ningún tipo de factura mensual y, si pasara algo, ¿cómo demostrarías que lo que hay allí dentro es tuyo y que estabas pagando tu alquiler? Las empresas de alquiler de trasteros emiten todos los meses una factura que te sirve como prueba para el seguro y como garantía para ti.

4- Humedades 

Muchos trasteros de particulares están llenos de humedades que al principio ni pensabas que estaban allí. Si esto fuera a mayores o afectara a tus pertenencias no se harán cargo de lo que se haya estropeado casi nunca.

En cambio, si tienes un problema de humedades con tu trastero alquilado en una empresa de selfstorage, darán parte al seguro y se harán cargo de todo

5- Pagas por días, no por meses 

Una de las mayores ventajas que tiene contratar con una empresa en vez de con un particular es que si lo necesitas 33 días, vas a pagar esos 33 días, mientras que con un particular seguramente pagues los dos meses completos, entre otras cosas porque tendrás que preavisar con bastante tiempo de antelación (incluso meses). Muchas veces los particulares solo hacen contratos anuales o semestrales y la vida y nuestras circunstancias pueden cambiar radicalmente de un día para otro, por lo que la flexibilidad es fundamental.

6- Flexibilidad en el tamaño de los trasteros 

Las empresas especializadas cuentan con trasteros de muchos tamaños diferentes y te dan la posibilidad de cambiar de uno a otro en cualquier momento sin coste adicional, lo que resulta tremendamente cómodo. 

En cambio, si alquilas con un particular, este normalmente solo contará con un único trastero, por lo que tendrás que conformarte, ya sea para tu beneficio (si te sobra espacio y quieres meter más cosas) o no (si es demasiado pequeño y no te entra todo).  

7- Asesoramiento en la colocación y embalaje de tus cosas 

Aunque parezca una tontería, organizar bien el trastero que alquiles puede suponer la diferencia entre meter diez cosas o veinte. Utilizar estanterías u otras plataformas te ayudará a mantenerlo todo ordenado y colocado de forma que optimices el espacio al máximo.

Cuando alquilas un trastero en una empresa de selfstorage puedes colocar estantes o lo que te apetezca dentro y los empleados te ayudarán dándote consejos de almacenaje. Sin embargo, un particular puede que no quiera que metas ese tipo de estructuras dentro del trastero o, por el contrario, puede que ya estén dentro y que solo te ocupen espacio que podrías utilizar para otras cosas. 

8- Precio de los trasteros 

Si le quitas el IVA y el seguro que te suelen incluir y comparas precios sin IVA, alquilar un trastero con una empresa especializada o con un particular es muy similar en cuanto a presupuesto. Obviamente varía según la localización y la demanda, ya que no será igual alquilar un trastero en el centro de Madrid que en Móstoles, por ejemplo, pero si se tienen en cuenta las ventajas extra que ofrecen las empresas de alquiler de trasteros, acabas teniendo más por casi el mismo precio

9- Transporte hasta tu trastero 

Ya alquiles con un particular o con una empresa de selfstorage, si tienes que llevar muchas cosas al trastero necesitarás una furgoneta o que te lo lleve una empresa de mudanzas. Ese servicio nunca te lo va a ofrecer un particular, pero las empresas de alquiler de trasteros en Madrid pueden proporcionarte furgonetas o precios rebajados con empresas amigas para que te resulte lo más económico posible. 

10- Visita ambos

Finalmente, alquiles donde alquiles, te recomendamos que visites ambas opciones antes de tomar una decisión, así podrás despejar dudas y hacerte una idea real de la situación.

¿Otras opciones? Quizás te estés planteando comprar un trastero

Si estás convencidísimo de que quieres un trastero y de que vas a quererlo para siempre, tal vez te plantees comprar un trastero. Sin embargo, te recomendamos que te pares a pensarlo dos veces antes de tomar una decisión así. 

Si pensamos en las razones para comprar un trastero en vez de alquilarlo, lo primero que nos viene a la cabeza es que puede llegar a ser un pago único y, además, podrás hacer con el espacio lo que desees. Sin embargo, no son todo ventajas ya que, si en algún momento se te quedara pequeño, estarías atascado con un trastero en propiedad y sin solución salvo alquilar o comprar otro. 

 

blank