072019

Consejos para ahorrar en la factura del gas

No sabemos si es culpa de Montoro, de las renovables, de Trump o del su sun corda pero si sabemos que la luz y el gas cada dia sin más caros, hemos buscado los mejores consejos para ahorrar en la factura del gas, aqui os los detallamos.

– Abre las persianas y cortinas para aprovechar el calor del sol. Eso hará que tu casa suba algún grado y no tengas que encender tan pronto la calefacción

– Poner el termostatoa 21 grados no se si lo sabes pero cada grado por encima incrementa el consumo un 7%.

Las personas emanamos calor somos como bombillas, si tienes mucha gente en cas

– Tener en cuenta todas las zonas de la casa. No todas las estancias son iguales, porque dependiendo de la orientación, de las horas de luz o del tamaño de la habitación, pueden ser más o menos cálidas. En zonas en las que no se pase mucho tiempo, pero sean frías, se puede optar por cerrar la puerta o bajar el termostato a 15 grados, solo para que esté algo más atemperada. En la habitación, por ejemplo, se suele recomendar bajarlo a 18 grados para dormir.

– Revisión. Siempre es recomendable hacer una revisión de las instalaciones. Especialmente si se tiene calefacción, se deben purgar los radiadores antes de cada temporada y vigilar que están en perfecto estado y hacer las reformas convenientes una vez se termine la temporada de frío.

– Abrigarse. Es muy importante adecuar la ropa que llevamos con la temperatura, pudiendo así reducir los grados de la calefacción simplemente añadiéndonos una prenda.

– Ventilar con la calefacción apagada. Es bueno ventilar el hogar para renovar el aire, pero solo si se hace con la calefacción apagada ya que, de no ser así, se estará perdiendo el calor y energía.

– Aislar puertas y ventanas. Es importante tener unas ventanas y puertas con cerramientos eficientes, de manera que no se pierda calor a través de ellas. En caso de no poder renovarlas, y de tener sistemas antiguos, es conveniente colocar gomas en los bajos de las puertas, bajar las persianas cuando se vaya el sol para conseguir aislar más y todas las medidas con las que se evite derrochar calor.

– Realizar un buen mantenimiento de la caldera. Como mínimo, se debe hacer una revisión cada cinco años, de manera que se reduzca el riesgo de accidentes y se asegure su correcto funcionamiento y eficiencia. Al pasar 15 años, debe ser sustituida.

– Agua caliente a 45 grados. Es una buena medida programar la caldera a 45 grados como máximo, ya que con subirlos a 60 supondría un importante desembolso y nunca se va a utilizar a temperaturas tan altas para, por ejemplo, ducharse.

– Acortar el tiempo en la ducha. Intenta ducharte en el menor tiempo posible, apagando el agua cada vez que te enjabones. Ahorrarás agua y gas y desperdiciarás menos agua.

– Colocar el mando del grifo en el frío. De esta manera solo se utilizará el agua caliente cuando sea necesario. En momentos como lavarse los dientes o fregar saldrá de forma predeterminada agua fría, por lo que se ahorrará el gasto de la caliente.

– Aprovechar el calor residual. Cuando se está cocinando al horno o en la cocina, o se está planchando, se produce un aumento de temperatura. Hay que aprovecharlo y bajar el termostato.

– Colocar estratégicamente las fuentes de calor. Los radiadores bajo las ventanas es la mejor ubicación para que se distribuya el aire. No hay que obstruir, eso sí, las salidas de calor con muebles, puertas o cortinas.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close