blank

072021

Cómo organizar tu biblioteca sin morir en el intento

Si eres una persona muy aficionada a la lectura, es probable que tengas en tu casa un buen puñado de libros. El problema viene cuando estos libros se empiezan a acumular y acabas teniendo una biblioteca colocada de cualquier manera. Si no tienes una, puede que haya libros esparcidos por tu escritorio o despacho, lo cual no es la mejor si, por ejemplo, quieres teletrabajar en un ambiente ordenado

Es cierto que hoy en día los libros electrónicos están cada vez más de moda, pero a los que les encanta el tacto y el olor de un ejemplar, siguen acumulando libros físicos. 

Si no quieres que esa estupenda biblioteca que tanto dinero te costó tener se vuelva un caos, te vamos a dar algunos tips para que de manera fácil y lógica la tengas bien ordenada.

Ordena tus libros de manera lógica y dona/vende los que no quieras

Antes de plantearte ordenar tu biblioteca necesitas resetear tu estantería, es decir, sacar todos los libros que tengas, dejarla vacía y clasificarlos. Esto es muy importante porque así decidirás qué libros te quieres quedar y de cuales te vas a deshacer. Gracias a esta decisión ahorrarás más espacio del que tenías en un principio.

Los libros que no quieras no tienes porque tirarlos, puedes donarlos a un colegio, biblioteca pública, a la beneficencia o sacarle un beneficio económico vendiendolos. Los que no necesites, guardarlos en cajas separadas y déjalos en el trastero hasta pensar que vas hacer con ellos.

Una vez seleccionados los libros que quieres tener toca elegir un sistema de clasificación. Hay muchas maneras de ordenar tu biblioteca y te vamos a enseñar algunos sistemas que te pueden ser útiles. Elige el que mejor vaya contigo.

Orden lógico y adecuado para ti

Como decíamos anteriormente, ordenar la biblioteca puede ser muy subjetivo. Lo más importante es hacerlo según tus necesidades y por supuesto, los hábitos de lectura de todos los que viven contigo. No importa como quieras ordenarlo, pero tiene que ser funcional y que puedas mantenerlo en el tiempo. De esa forma siempre mantendrás un orden en tus libros.

Ten a mano los libros que más usas

Para que la biblioteca sea fácil de ordenar y funcional lo principal es que tengas a manos los libros que más uses, ya sea un recetario, diccionarios o libros de lectura ligera para tu tiempo libre. Tienen que estar cerca de nuestra mesa de trabajo o del sitio donde leemos habitualmente. Recuerda que de vez en cuando hay que revisar esta zona para descartar libros que no vamos a necesitar. El resto de volúmenes pueden ordenarse según temáticas, y dentro de temáticas, orden alfabético.

Orden estético: Colores

Otra manera muy visual de ordenar tus libros es según colores y tamaños. Es una forma bonita y decorativa. Le dará una estética muy particular a tu biblioteca. Aclaramos que  cuando hablamos de colores y tamaños nos referimos sobre todo, a agrupar libros por editoriales o colecciones que suelen tener tapas muy parecidas. Por ejemplo, podemos agrupar  libros enciclopédicos de varios volúmenes o sagas de un mismo autor.

 Si lo hacemos así, todo quedará bastante estético y uniforme. 

Si tienes algún grupo de libros con una encuadernación especialmente bonita colócalos en algún sitio que destaque, como por ejemplo, en una vitrina del salón.

 El único inconveniente es que debes asociar los colores y tamaño para encontrar los libros que necesites. Si te gusta mantener un orden estético este método te puede resultar interesante.

Categorías y Uso

Otra manera de ordenar tu biblioteca es mediante categorías. Puedes crear tus propias secciones de libros “para niños”, “consulta”, ”nuevos” … Estas categorías se adaptarán según tus gustos y tipo de lectura. Dentro de este orden,  se pueden colocar los libros de manera alfabética. 

Temáticas

Lo más convencional a la hora de ordenar tu biblioteca es tener en cuenta las temáticas. Añadir libros que compartan un tipo de historia: “Novelas romántica” “Narrativa fantástica” “Novela histórica” “Cocina” …Dentro de estas temáticas puedes ordenarlo por autores o de manera alfabética.

Orden alfabético o autor

Otra manera de ordenar la biblioteca de manera sencilla y básica es usando el orden alfabético. En este caso, en la bibliotecas se suelen guiar por el nombre del autor del libro, es decir, su apellido. Por ejemplo: “J.K. Rowling” la buscaremos por la “R”, “Haruki Murakami” por la “M” y así, según los libros que vayamos teniendo.  Es un buen método para los lectores empedernidos que tienen colecciones de un mismo escritor.

Orden Cronológico

Este orden no es especialmente práctico, pero le dará un toque personal a tu biblioteca. A medida que vayas adquiriendo libros nuevos, los vas colocando en ese orden. Una ventaja de esta metodología es que puedes ver cómo han ido cambiando tus gustos según el paso del tiempo y tu recorrido como lector. Otra ventaja importante es que no tendrás que reorganizar todo cada vez que haya un nuevo libro en tu colección.

Todos los libros controlados

Si eres un fanático de los libros con una gran biblioteca y quieres mantener un control sobre todo lo que lees, también te recomendamos que hagas una lista. Hay muchos programas online que te ayudarán a catalogar y llevar tu lista al día, o si lo prefieres también puedes utilizar un excel. 

Por último, te recomendamos colocar cartelitos en las estanterías para tenerlas más organizadas. Así te será más fácil encontrar lo que buscas a primera vista.

Libros por la casa y sus lugares adecuados

Si además de ordenar queremos que haya una estética y una funcionalidad debemos tener muy en cuenta para que necesitaremos los libros y su frecuencia de uso. No todos los libros tienen que estar en tu biblioteca, puedes acomodarlos según los lugares de tu casa y en función de tus necesidades. Por ejemplo:

  •  Los libros de bolsillo que son menos estéticos, puedes guardarlos en cajas en un trastero, si no los vas a necesitar. 
  • Un par de libros en tu mesita de noche para su lectura nocturna. Los irás cambiando según los vayas terminando.
  •  En el salón te recomendamos colocar los libros más bonitos y estéticos que tengas como decoración. Si son colecciones mejor. Hay encuadernaciones que son verdaderas joyas.
  • En las estanterías de la cocina, puede que te interese dejar algún libro de recetas para consultar lo que necesites.
  • En el cuarto de baño puedes dejar un par de libros más, y alguna revista.
  • En tu despacho o donde trabajas, debes tener en las zonas más a mano los libros técnicos de consulta.

Si por desgracia el espacio para tu biblioteca se queda muy pequeño y no tienes muy claro qué hacer con el resto de libros, te recomendamos  alquilar un trastero. Es una opción muy válida hasta que decidas qué hacer y ahorrarás mucho espacio en tu casa. Lo bueno del trastero es que tus libros estarán a buen recaudo para cuando necesites recuperarlos.