blank

082021

Cómo organizar tu casa antes de salir de viaje y a la vuelta

Nos encontramos en plena época estival y es el momento adecuado para tomarse un respiro y descansar del trabajo. Lo mejor que podemos hacer es tomarnos unas merecidas vacaciones. Pero ¿qué supone eso a la hora de ordenar y limpiar nuestra casa? Pues es probable que si no planificas bien, se puede convertir en un lío. Hacer las maletas siempre es un proceso delicado, pero organizar la casa antes de salir de viaje es necesario si no quieres que la vuelta sea una locura. 

Para estas idas y venidas en las que necesitas una buena organización queremos darte algunos consejos para que la vuelta de vacaciones sea lo más agradable posible.

organizar tu casa antes de salir de viaje

Si quieres que tu vuelta de vacaciones no resulte tan cansada debes mentalizarte de que tienes que organizar tu casa antes de salir de viaje y debes cumplir con ciertas tareas. Si sigues los siguientes consejos, te facilitarán la vuelta y el tema de deshacer maletas y colocar todo en su sitio será mucho más llevadero.  

Maletas

Hacer maletas y que no se te olvide nada tiene su intringulis. Lo importante y lo principal es hacer una lista de lo que vas a necesitar. Dependiendo de los tipos de maletas de los que dispongas, tendrás que controlar el espacio. 

-Elige ropa en función de los días que vas estar fuera y la temperatura. Tener pensado los conjuntos te ayudará a la hora de organizar la maleta.

-A la hora de preparar la maleta, coloca al fondo lo que más pese, pantalones, zapatos y neceser, por ejemplo.

-Lleva bolsas de plástico extra. Los líquidos debes guardarlos separados y bien sellados con cinta adhesiva.

Protege los aparatos electrónicos. Procura tenerlos guardados en sus fundas. 

Casa recogida y limpia

Antes de marcharte debes dejar la casa limpia y organizada, como si alguien se fuera a mudar a ella o fuera a verla por primera vez. Te recomendamos realizar una buena limpieza, friega los suelos, baños y repasa la encimera de la cocina. Es primordial que cuando volváis lo encontréis todo limpio y reluciente, así solo tendréis que encargaros de deshacer maletas. A nadie le gusta llegar a una casa sucia y desordenada ¿verdad? Además de limpiar deja todo en orden: camas hechas, estanterías con los libros en su sitio, cocina recogida…

Pon sábanas y toallas limpias

Antes de irte es recomendable que cambies tus sábanas y toallas. A la vuelta, con todo el lío de maletas, será peor si encima tenéis que mudar las sábanas de limpio. Tener una cama hecha y una toallas limpias puestas os ahorrará muchos problemas. 

Cesto de ropa vacío

Recuerda lavar todo lo que puedas antes de irte de vacaciones. No dejes nada sucio en tu cesto, porque a la vuelta será un engorro poner la lavadora. Ten en cuenta que traerás ropa sucia de tus vacaciones, más la ropa que hubiera en el cesto, lo que significa que tendrás que poner más de una lavadora. Tras un largo viaje ponerte a lavar y tender tanta ropa no será una tarea agradable.

Nevera al mínimo

Si te vas de vacaciones unos días, ten en cuenta tu nevera. Días antes ve comprando lo que necesites y ve gastando. Si tienes en orden tu nevera te será mucho más fácil elegir y calcular lo que vas a necesitar esos últimos días. Cuando llegue el día de tu partida deja lo indispensable y productos que no sean perecederos, así, a la vuelta, no encontrarás sorpresas desagradables ni olores extraños. Intenta dejar la nevera limpia y lo más vacía posible.

Tira toda la basura

Para evitar los malos olores procura tirar toda la basura que tengas por casa. Vacía las papeleras, cubos y tíralos al marcharte, así te aseguras de que nada se descomponga y deje mal olor.  

Recuerda no dejar nada húmedo en la lavadora, porque puede apulgararse. Si no quieres que tu hogar huela a cerrado, existen muchos métodos caseros para mantener tu casa perfumada. Un truco puede ser poner limones cortados a la mitad en el lavavajillas, por ejemplo.

Desenchufa los aparatos eléctricos

Te puedes ahorrar mucha electricidad si desenchufas algunas cosas. Apaga regletas e incluso desenchufa cargadores de la pared.Quita todo aparato eléctrico que sea prescindible, como el router, ordenadores o la televisión, por ejemplo. Así evitarás un consumo innecesario mientras no estás y problemas con la instalación eléctrica si hubiera algún corte. Mejor prevenir que curar, y más si no vas a pasar por tu casa durante un tiempo.

Mantén la casa segura

Cuando os vayáis es muy importante que tanto la llave de paso del agua como la del gas estén cerradas. Al igual que la electricidad, nunca se sabe lo que puede pasar y para evitar disgustos es la mejor opción. 

Cierre de puertas y ventanas

Antes de salir es muy importante revisar que todas las ventanas estén bien cerradas. Una opción interesante para que el calor no entre es dejar las habitaciones lo más oscuras posibles; para eso lo ideal es bajar las persianas. Una vez aseguradas las ventanas, cierra todas las habitaciones y  haz especial hincapié en las puertas que dan al exterior. Echa las llaves necesarias y acuérdate de tener una copia para dejar a algún vecino o amigo que pueda pasarse a echar un ojo cuando no estés.

Mantenimiento mientras no estás

Al irte debes tener en cuenta las cosas que necesitan mantenimiento. Por ejemplo, si tienes plantas, tienes que indicar a tu vecino o amigo que tiene tu llave cada cuánto debe pasarse a regalarlas. Lo mismo pasaría si tienes una mascota, por ejemplo, un gato. Cada cierto tiempo alguien debe ir a revisar que el animal tenga agua y comida suficiente. Todo dependerá del tiempo que hayas planteado estar fuera.

Haz una lista para organizar tu casa antes de salir de viaje

Los días antes a tus vacaciones tienes que dejarlo todo bien atado y son muchos detalles. Por eso, te recomendamos que, para que el organizar tu casa antes de salir de viaje no sea un lío, hagas una lista con todo lo que necesitas y quieres hacer antes de marcharte. A medida que vayas cumpliendo los quehaceres, ve tachando. Siguiendo esta metodología, no se quedará nada en el tintero.

organizar tu casa antes de salir de viaje

 

¿Y a tu regreso?

Lo principal es que no te agobies. Date tu tiempo para llegar, activar y encender todo lo que apagaste y luego, sin prisa, toca deshacer la maleta. Estas pautas pueden ayudarte:

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

Deshaz tu maleta el mismo día que llegues, pero sin agobios. Reparte las tareas con los miembros de la familia. ¡No lo dejes para última hora!

¡Manos a la obra!

Coloca la maleta en un lugar cómodo y de fácil acceso para abrirla e ir sacando todo lo que contenga. Empieza por los productos de aseo, zapatos y sigue por la ropa.

Localiza la ropa sucia

En cuanto puedas, saca de tu maleta la ropa sucia para echarla a lavar. Lo ideal es que la hayas ido guardando en una bolsa a parte. Así, mientras colocas y deshaces, vas poniendo la lavadora. Ahorrarás tiempo y acabarás antes de lo que imaginas.

Ordena la ropa

Lo que esté limpio y sin arrugas puedes guardarlo tal cual lo saques de la maleta y colocarlo en su sitio. Si necesitas planchar algo, apártalo.

Si a la vuelta de tu viaje empaquetaste bien las cosas, como a la ida, no tendrás problemas en volver a colocar todo en su sitio.

La nevera

Si llevaste a cabo los consejos anteriores, tu casa debe estar perfecta. Lo único que debéis hacer es rellenar la nevera. Una pequeña salida al supermercado para lo básico que vais a consumir ese día o llamar a algún sitio para que os traigan el almuerzo a domicilio es buena idea. Al día siguiente, haced vuestra lista completa de la compra.